LA CUARESMA

 

                                                                                                                                                                                                                                                           Imagen de la Cuaresma

 

Un año más hemos comenzado a celebrar la Cuaresma este Miércoles de Ceniza.La Cuaresma es tiempo de Oración, de encuentro con Jesús, con Dios que sale a buscarte, de reconciliación con el hermano, de penitencia y por supuesto de arrepentimiento de nuestras malas acciones que nos alejan de las cosas buenas y que nos conducen a la Gloriosa Resurrección.Son Cuarenta días repletos de actos, tantos en los templos como fuera de ellos. Nos referimos a cultos y celebraciones cofrades. Triduos, Quinarios, Besapies y Besamanos, Actos Penitenciales en nuestras Parroquias y un sin fin de propuestas rellenaran nuestras agendas en estos días.En el ámbito cultural y cofradiero, Pregones, Presentaciones de carteles, Ensayos de Cuadrillas, Bandas ofreciéndonos sus hermosas melodías compuestas a nuestros titulares nos irán adelantando y haciéndonos ponernos nerviosos ante la inminente Semana Mayor.

Volviendo a nuestro Miércoles de Ceniza, la Liturgia viste a los templos de colores morados y malvas. Color de la espera para la Iglesia, al igual que pasa con las vestimentas sagradas en Adviento. Durante la Celebración Eucarística tanto en la Palabra como al final de la misma todo sera un recordarnos que estamos en tiempo de preparación para la llegada de Cristo Jesús a nuestras vidas. También se nos impondrá la ceniza en la frente, como señal de que estamos hecho del mismo polvo, que somos Seres Terrenales “Del polvo naciste y al polvo volverás” y nos mandan predicar el Evangelio, pues eso es lo que somos, somos evangelizadores de la Tierra y enviados de Dios para esa misión, preparar el camino de Jesús.

Son días de escuchar como Jesús se retira al Desierto para encontrarse con Dios Padre y eso es lo que tenemos que hacer nosotros los Cristianos Cofrades en estos días, aprovechar los actos que la iglesia organiza para hacer lo mismo que Jesús.

Llenar nuestras alforzas de lo necesario, amor, paciencia, tolerancia y mucha oración para enfrentarnos con el demonio, que al igual que a Jesús se nos presentara y nos tentara para que abandonemos este camino tan hermoso que es ser Hijos de Dios y seguidores de su Hijo de la Salvación.

Hermanos seamos fieles a nuestra Cuaresma, tengamos como ejemplo a nuestra Virgen de la Caridad que supo estar al pie de la Cruz de su hijo y preparemos nuestras vestimentas de penitencia para gozar de la Gloriosa vestidura blanca que El Resucitado nos traerá.