TODO VUELVE A LA NORMALIDAD

Todo vuelve a la normalidad, todo pasa y todo llega, pero nuestra mente, ese rinconcito que tenemos los Cofrades donde guardamos nuestras cosas, ese pequeño cajón desastre lleno de notas musicales, petalos de mil colores, vítores a la Virgen de la Caridad, compás de Jóvenes Cargadores, temblores de brazos de Acólitos que portaron pesados ciriales, pues cansados, a sabor a cirios de Hermanos que descubrieron su penitencia y a cara descubierta y orgullosos acompañarán el itinerario de una procesión muy muy extraordinaria. Todo vuelve a la normalidad, pero ya nada será normal para nosotros, nada puede ser igual que antes, pues la Isla entera, se puso a vuestros pies, dejando bien claro el amor que nos tienen, la devoción y el respeto a una Madre que suplica y pide una respuesta al porque de tanta pena.

La imagen puede contener: exterior